De buenos propósitos cara al 2017

Tenía la intención de escribir un post resumen del año 2016, pero los posts de los compañeros como Marc Rubiño o Yeray han tenido que ver en el contenido y enfoque del mismo. Más que un mero resumen, es además una carta de propósitos.

Mirando el 2016 en retrospectiva

Para mí, este pasado 2016 ha sido un año muy satisfactorio personal y profesionalmente.

He participado en varios eventos internacionales de SharePoint y Office 365, sobre todo en las comunidades técnicas portuguesa y belga, que conozco muy bien desde hace años y siempre me hace especial ilusión. Participé en el MVP Summit en Redmond, para poder aportar mi granito de arena a que Microsoft saque mejores productos para sus clientes, que son los nuestros también. Dentro de SUG.CAT, el grupo de usuarios de SharePoint de Catalunya, he impulsado el segundo SharePoint Saturday Barcelona (que salió mejor que el primero, así que algo habremos aprendido por el camino) y he colaborado en la organización del SharePoint Saturday Madrid.

New Year

Escribí un curso de Reactive Extensions en Pluralsight, que siempre es una experiencia gratificante.

Junto con otros compañeros en Sogeti, participé en una candidatura “atípica” de representación sindical (siendo no afiliados a ningún sindicato). Ganamos en Barcelona y nos pusimos a mejorar aquellas cosas que veíamos necesarias, democratizando la representación de los trabajadores y buscando ideas que ayuden a que Sogeti sea un buen sitio tanto para la empresa como para la plantilla.

En Sogeti he podido impulsar algunas medidas de cambio, tanto tecnológicas como culturales. No son muchas, ya que hacer cambios en una empresa tan grande es más lento, pero me dan la satisfacción de poder pensar en otras más ambiciosas. He hecho de mentor de otros compañeros con excelentes capacidades técnicas pero poco recorrido en el mundo de la comunidad técnica. Incluso he tenido que hacer algún que otro “chantaje” para poder sacar a la palestra aquellas personas que creo que se merecen explicar sus experiencias y de las que todos podemos aprender.

Inner circles y demás “bestias”

Le robo el título a Yeray Smile espero que no le importe.

Es precisamente en este aspecto de hacer el esfuerzo a sacar nuevos talentos en la comunidad donde empecé a notar cierta resistencia por una parte de la comunidad de los ponentes establecidos. Para que nos entendamos, con “ponentes establecidos” me refiero a la gente de la talla de Yeray, de Marc, de Eduard, de Lluís, por poner un ejemplo.

El hecho es que algunos de los ponentes establecidos no creen que tengamos que hacer nada para que se vaya renovando el cartel de los ponentes en la comunidad. Sostienen que la gente buena ya se abrirá el camino, lo que es yo también creo, y que no hay que hacer nada especial que no estemos haciendo ya. Aquí es donde discrepo. En mi opinión, podemos hacer mucho más y lo iré explicando en otros posts.

Nota para navegantes: el cacareado y malentendido “inner circle” para mí es la comunidad de los ponentes establecidos, dentro de los cuales me incluyo.

La misma opinión sale a relucir en los comentarios respecto a la falta de diversidad en los eventos tecnológicos. Todavía somos una minoría los que pensamos que este es un problema grave. La gran mayoría de la comunidad ya está cómoda con que la audiencia y el cartel de speakers sean hombres blancos mayoritariamente “frikis”. Yo he decidido luchar por cambiar esta situación. ¿Utópico? Puede que sí. Por mi parte prefiero compartir la misma utopía con gente como Jon Skeet y hacer acciones tangibles para no participar en la perpetuación de la falta de diversidad como para participar en la búsqueda de maneras de inclusión de voces minoritarias en el debate técnico general.

Igual que los “development evangelists” que se dedican a convencer a su público sobre la necesidad del cambio (tecnológico), yo me dedico a convencer a mi público en la comunidad sobre las cosas que tenemos que cambiar. No voy a pedir perdón por ello.

MVPs, las empresas y las comunidades

Entrando de lleno al espinoso tema de los MVPs (de los que formo parte) y de la relación de empresas con la comunidad, voy a exponer mi opinión.

El programa MVP de Microsoft tiene su parte positiva y su parte negativa. La positiva la conocemos: ayuda en la marca personal, el prestigio del profesional (y por extensión de la empresa en la que está), la comunidad de otros MVPs y la interacción con el equipo de producto. Ah, ¡y la suscripción MSDN complementaria, por supuesto!

La parte negativa: la opacidad en el proceso de selección es quizás la más importante. Donde falta luz siempre se forman cuentos, leyendas y fábulas sobre quién está “en el bombo”, con qué criterios y con qué “padrinos”. También cada MVP es un mundo y los hay que siguen siendo los mismos tipos alegres y accesibles de siempre y los hay que se endiosan y se piensan que están más allá del bien y del mal. La riqueza humana es lo que tiene.

Las empresas que tienen en su nómina a un MVP o varios, tienen un activo de branding y de marketing muy útil para vender de cara a los clientes y los futuros empleados. No hay nada de malo en ello. Lo malo es poner objetivos de ser MVP, ya que estaríamos pervirtiendo el modelo, tal como bien expone Yeray en su post.

Y si soy una empresa, ¿cómo podría colaborar con la comunidad? Yo creo que hay muchos modelos de colaboración posibles: patrocinio de las comunidades locales donde esté ubicada la empresa, liberar partes de su código como open-source, la cesión de espacios para charlas (que siempre nos faltan en los grupos de usuarios), dejar tiempo a sus empleados a que asistan a los eventos durante las horas de trabajo (que hay pocas empresas que lo hacen). Para mí esto es ayudar a la comunidad como empresa.

Otro mundo aparte son los eventos comerciales donde se cobra entrada y el organizador de turno decide sobre quién habla y quién no. Allí cada empresa es libre de patrocinar lo que le parezca adecuado en términos de beneficio esperado. Y cada ponente es libre de aceptar los términos o no.

Organizando los eventos como los SharePoint Saturday de Madrid y Barcelona sí que me he encontrado con situaciones en las que un patrocinador suponía que su patrocinio incluye un charla. Mi opinión es que hay sitio para charlas de patrocinadores, debidamente separadas de las charlas de la comunidad (como p.ej. poniéndolas en una hora dedicada o durante la hora de comer).

De cara al 2017

Vale, ya he dicho lo que quería decir sobre la comunidad y los temas candentes. Ahora voy a explicar lo que serán mis propósitos de este año 2017.

Igual que Marc Rubiño, continuaré siendo selectivo con los eventos en los que me involucro. Me centraré en aquellos que son realmente para la comunidad y que cuentan con medidas para tener asistentes y ponentes diversos.

Seguiré creando espacios para otras personas: montar eventos, ayudar a comunidades y mentorizando a las personas valiosas que pueden aportar su voz al debate.

Seguiré buscando ideas de mejora personal y profesional, compartiéndolas con todo el mundo que esté interesado en mejorar.

Y, finalmente, dedicaré el máximo tiempo a mi prioridad número 1: mi mujer Vanessa y nuestro/a futuro/a niño/a que está en camino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *